Tornado de Oklahoma, más poderoso que bomba atómica

La humedad, la fuerza del viento y la lluvia se combinaron con toda precisión para generar el enorme tornado que devastó Moore, Oklahoma. Y esa combinación liberó una asombrosa cantidad de energía que opacó el poder de la bomba atómica que arrasó con Hiroshima.

Tornado de Oklahoma, más poderoso que bomba atómica

El martes por la tarde, el Servicio Meteorológico Nacional lo clasificó en el tope de la escala, como un tornado EF-5, por la velocidad de los vientos y la severidad de los daños. Se calcula que los vientos alcanzaron velocidades de entre 324 kilómetros por hora (200 mph) y 340 kph (210 mph).

Varios meteorólogos contactados por The Associated Press usaron mediciones en tiempo real para calcular la energía liberada durante el tiempo que duró el fenómeno, aproximadamente una hora. Esos cálculos oscilaron entre 8 veces y más de 600 veces la fuerza de la bomba de Hiroshima, y la mayoría de los expertos se inclinan por darle el máximo.

Durante ciertos momentos el tornado tuvo un ancho de 2 kilómetros (1,3 millas), y su paso se prolongó durante 27,5 kilómetros (17 millas) y un tiempo de 40 minutos, mucho tiempo en el caso de un tornado normal, pero no demasiado inusual para uno tan violento, dijo el meteorólogo investigador Harold Brooks, del Laboratorio Nacional de Tormentas Severas en Norman, Oklahoma. Menos de 1% de todos los tornados en Estados Unidos tienen tal nivel de fuerza, y ocurren sólo 10 veces al año, dijo.

Dado que esta es la tercera tormenta de gran intensidad que afecta a Moore en 14 años, algunas personas se preguntan por qué. Es una combinación de factores geográficos, meteorológicos y mucha mala suerte, dijeron los expertos.

Si se observa el historial de los tornados en mayo se puede ver que se concentran en una zona —quizás de 162 kilómetros (100 millas) de ancho— en la región central de Oklahoma. “Y existen buenas razones para ello”, dijo Adam Houston, profesor de Meteorología en la Universidad de Nebraska en Lincoln. Esa es la zona donde la alta temperatura y humedad del aire y un elevado cociente anemométrico (diferencia en la velocidad del viento o su dirección entre dos puntos en la atmósfera) se combinan en la proporción perfecta.

La zona abarca más allá de la ciudad de Moore. Varios meteorólogos ofrecen la misma explicación de por qué ese suburbio ha sido afectado varias veces por fuertes tornados: “mala suerte”.

Los científicos conocen los ingredientes necesarios para la formación de un tornado devastador, pero tienen dificultades para entender las razones por las que en algunas ocasiones llegan a ser grandes tormentas y en otras no. Y todavía tratan de determinar qué efectos, si acaso hay alguno, pudiera tener el calentamiento global sobre los tornados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: